domingo, 20 de junio de 2010

Castillos de Arena

[...] "Y mientras ella jugaba con la arena que recogía y derramaba por sus manitos tan divertidamente que uno se contagia de esa increíble simpleza en el divertimiento mas común, como lo es el de agarrar y dejar caer entre los dedos puñados de arena... Si una diversión tan simple e inocente, es digna de admirar.

Yo que me sentaba en la hamaca la veía repetir una y otra y otra vez hasta la eternidad la operación casi mágica, y ver los destellos que salían de esas manitos que parecían hacedoras de cuentos; En de mientras comenzaba hamacarme suavecito para no marearme por que no se bien desde cuando o si fue siempre, pero hamacarme me da mareos..

Después de un rato, la vi agacharse un poco y llevarse una mano a la cara como limpiándose los ojos, y corrí para ver que le pasaba...

ella lloraba y se fregaba muy despacito, le aparte un poco las manos de la cara para que no se lastimara y le dije que abra esos ojitos del color de la miel mas pura y sople suavecito, lo que hizo que de sus dos panales salieran dos gototas enormes bien redondas y ya no lloro mas.

Espere a que mirase bien para soltar sus manitos y ella se inclino un poquito sobré mi, me dio un beso en la mejilla y se fue corriendo...

Sin siquiera decirme su nombre,

sin siquiera saber que desde ahora tenia

a un niño enamorado de su recuerdo"[...]

4 Gelletas de la Fortuna:

Moira Andreoli

enamorarse de un recuerdo ! me encantooo, un viaje en el pasado para resignificar !amiii

Marie Augustine.

ahi estoy yo.

Matthias Skuza

Si, allí estas vos.

marie augustine.

:)

  © Blogger template 'Minimalist E' by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP